Bienvenidos al micrositio de la Secretaría de Prensa y Comunicación


Noticias, Partes de Prensa, Discursos, Agenda, Fotos y Videos del Gobierno de la Provincia de Salta.

Buscar

Orquestas Sinfónicas salteñas: excelencia para disfrutar y compartir

Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología Informes Especiales Cultura 04/07/2022 07:00

La música acompaña a la Humanidad desde sus albores, con ritmos básicos, imitados de la naturaleza y ha evolucionado con ella en su complejidad y en la riqueza de sus matices.

Orquestas Sinfónicas salteñas: excelencia para disfrutar y compartir

Orquestas Sinfónicas salteñas: excelencia para disfrutar y compartir

La música acompaña a la Humanidad desde sus albores, con ritmos básicos, imitados de la naturaleza y ha evolucionado con ella en su complejidad y en la riqueza de sus matices.

Salta es una provincia con gente orgullosa de su arte y, en ello, de su música y sus artistas, a quienes respeta y valora.

Es muy habitual que en cada casa haya quien rasgue las cuerdas de una guitarra, toque un bombo, cante o simplemente sea un asiduo consumidor de la música, en una provincia que ha gestado algunos de los más consagrados compositores, músicos e intérpretes del país.

Y en ese afán por el disfrute del arte, entre tantas manifestaciones, el Estado Provincial cuenta con algunas instituciones que se dedican a formar músicos y tender puentes en el camino a la vocación de ser profesionales, en una tarea a la que se consagra toda una vida y que tiene su premio en el aplauso agradecido del público, porque la música se completa con un alma que la escucha y la disfruta.

En ello, hoy destacamos dos de ellas: la Orquesta Sinfónica de Salta y la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil, que, con su excelencia, muestran el perfil creativo y profesional de la música en nuestra provincia, impulsado por la decisión política de potenciarlo y hacerlo llegar a todos los habitantes de la vasta geografía salteña.
El acercarse a ambas, ya sea durante un concierto, un ensayo o una jornada más distendida de aprendizaje y práctica, es una experiencia que conmueve la sensibilidad por el amor que se nota en el aire, impulsado por la fuerza de sus instrumentos de viento y de sus percusiones; de la vibración de sus cuerdas y la armonía de sus voces.

Este sentimiento se hace palpable al hablar con la amplia comunidad que las forma: músicos, alumnos, padres, docentes, directivos, administrativos, asistentes. Se nota la alegría de ser parte, de aprender, perfeccionarse, enseñar, colaborar, prepararse para el momento cúlmine: el de mostrar a un público lo que se sabe hacer y volverse uno solo, cómplice, partícipe de una experiencia artística que, luego de muchas horas de esfuerzo – a veces en soledad-, se hace colectiva.
 

Para el ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, Matías Cánepa, la Orquesta Sinfónica de Salta “es un tesoro de la Provincia, reconocida en todo el País y lo que nosotros debemos hacer es potenciarla y fortalecerla. En este tiempo de pandemia se ha dificultado recorrer el Interior, pero queremos hacerlo, que crezca en su excelencia, porque es un elenco estable esencial para nuestra cultura y, por lo tanto, no hay dudas de que debemos ir por ese camino”.

En cuanto a la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil, Cánepa la considera “un espacio artístico de enorme importancia para niños y jóvenes que la transitan y algunos de ellos seguramente seguirán su carrera profesional y otros no, pero son experiencias que quedan para toda la vida y es parte de la educación artística que es fundamental. Coros, orquestas…tratamos de que cada lugar de la Provincia pueda tener esto y sus niños y jóvenes puedan insertarse en esos elencos estables y a la vez que las personas puedan disfrutar poder ir a ver una puesta de estos elencos en cada una de las localidades. Ese es el camino a recorrer”.

Por su parte, el secretario de Cultura, Diego Ashur Mas, destaca la importancia de tener orquestas de alto nivel profesional porque “esto no sólo tiene que ver con lo musical. Lo que deviene de la práctica cotidiana, en los ensayos y en las presentaciones es un trabajo de contención social, de desarrollo comunitario, de integración, de crear valores como el trabajo en equipo, la disciplina, el compañerismo, el compromiso. Todos estos elementos los trabajamos desde la Provincia, vinculados al avance en lo técnico y académico, pero también en estos otros valores que hacen a construir una mejor sociedad”.

El responsable de Cultura considera que “es importante que el quehacer de las orquestas llegue a toda la Provincia. Tenemos el mandato y la decisión política del gobernador Gustavo Sáenz y del ministro Matías Cánepa para que toda tarea que realice la Secretaría tenga impacto en todo el territorio provincial y los programas que se vienen desarrollando y que queremos continuar tienen que ver con la llegada de esta oferta cultural a toda Salta”.

Ashur Mas puntualiza que “tenemos una forma indirecta de medir el impacto de nuestras orquestas en la comunidad. Un dato: la OSIJS tiene más de 650 chicas y chicos trabajando en los programas provinciales y los que trabajamos con Nación, hay más de 1200 personas en ellos, en toda la Provincia. Y ni hablar del público que asiste cada jueves a los conciertos o a los programas que llevamos a los distintos municipios. Y siempre se nota la alegría de recibirnos”.

La Orquesta Sinfónica de Salta (OSS)

Fue creada en el año 2000 y representa el compromiso de Salta con la cultura. Desarrolla sus actividades en el Teatro Provincial de Salta.

Forma parte del Instituto de Música y Danza, organismo autárquico dependiente del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de Salta.  A su Maestro fundador Felipe Izcaray le siguieron Luis Gorelik, Enrique Roel, Jorge Lhez, Noam Zur y, desde 2021, Yeny Delgado, quien previamente  era Directora Asistente.

El repertorio de la Orquesta Sinfónica de Salta está constituido por obras sinfónicas de todos los estilos, desde el barroco a la música contemporánea. También aborda rock, tango y folklore argentino, lo que jerarquiza el patrimonio musical de Salta y la región.

Al ser uno de sus objetivos la difusión de la música, ofrece conciertos en barrios de la ciudad de Salta y en localidades del Interior provincial.

También representa a la Provincia tanto en Argentina como en el exterior. Brinda grandes espectáculos con músicos de renombre como Martha Argerich, Bruno Gelber, Horacio Lavandera, María Fernanda Bruno, Dino Saluzzi, entre otros.

La O.S.S. hizo presentaciones junto a Los Nocheros, Los Huayra, Los Gauchos de Acero, Grupo The End, Nito Mestre, Miguel Ángel Trelles, Jorge Rojas, Chaqueño Palavecino, Jairo, Soledad, María José Mentana, César Isella, Néstor Marconi, entre otros.

Se presentó en las principales salas de la ciudad de Buenos Aires, Teatro Colón, Teatro Argentino de la Plata, sala La Ballena Azul del Centro Cultural Kirchner, en el Monumento a los Españoles y en Parque Centenario.

La OSS estrenó a nivel mundial obras del Maestro Eduardo Alonso Crespo y ha realizado el Primer Festival Internacional de Música Salta 2015, en el que se dictaron talleres para los distintos instrumentos. 

Organizó cursos de dirección orquestal, en 2007, dictado por el Mtro. Luis Gorelik y en 2019 con el Mtro. Noam Zur, con la doble modalidad de curso y concurso, “Master Classes” las que ofrecieron una oportunidad de perfeccionamiento e inserción en la profesión a jóvenes directores del mundo.

Asimismo, ha incluido en su programación los ciclos Nuevos Compositores Latinoamericanos (2013) y Nuevos Solistas (2014), en los que, mediante concurso, compositores nóveles y solistas jóvenes debutaron junto a la Orquesta Sinfónica de Salta.

Incluye en sus temporadas, un ciclo de Conciertos Didácticos dirigidos por la Maestra Yeny Delgado, manteniendo una alta convocatoria del público escolar y general.

Desde la iniciativa del cuerpo de músicos, se realizan con un formato que incluye la puesta en escena de una obra teatral, de carácter infantil, la cual aproxima a los niños a la música sinfónica y sus particularidades, con un variado repertorio con música académica y popular.
 

Un prestigio bien ganado

La Orquesta Sinfónica de Salta recibió el Premio a la Mejor Orquesta Sinfónica del Año 2004, otorgado por la Asociación de Críticos Musicales de la Argentina; el Premio Sol Andino de Oro de la Fundación Inti Sagta, por sus méritos como Embajadora Cultural de nuestra Provincia frente al país y al mundo y el Premio Konex – Diploma al Mérito en 2009, como una de las instituciones de la música clásica argentina más destacadas de la década.

En sus conciertos convoca un promedio de 48 mil espectadores por año, con 35 programas que se desarrollan en 50 presentaciones.

Su directora, la Maestra Yeny Delgado, precisa que la Orquesta cuenta con 90 músicos y un grupo de apoyo compuesto por armadores, administrador, inspector, archivista y comunicación.

“Nuestra orquesta está integrada por muchos músicos valiosos de diferentes nacionalidades” -detalla- “y, entre ellos, varios salteños”. Delgado cuenta el proceso para ser integrante: “la carrera de un músico es muy larga. Se comienza prácticamente de muy niños y hay varias instancias posteriores para llegar a ser un músico profesional e integrar una orquesta como la nuestra, que es de primera línea, una de las mejores del País y de Latinoamérica. Hay una primera etapa, una instancia básica de cinco o seis años; después una formación más especializada, con un carácter más profesional y para ser parte de una orquesta sinfónica se accede por concurso. Varios de los integrantes de nuestra orquesta han quedado en varios concursos que han revalidado sus cargos y eso da muestra de la excelencia y el compromiso de cada uno de sus integrantes desde las primeras instancias de su vida para tener una carrera profesional”.

La directora afirma que “unos de los principales objetivos de la OSS, desde sus inicios, es su función dentro de la sociedad. Tiene un repertorio muy amplio, que tiene mucho de música argentina, en particular el folclore, y siempre quiso llegar a aquel público que no accede al teatro, que no puede llegarse a la Capital, así que hemos hecho varias giras -la más reciente por Orán y Pichanal- y siempre es una satisfacción muy grande hacerlo por el amor con que se recibe a la Orquesta, todo lo que disponen para nosotros. A veces viven con una gran sencillez, pero con una grandeza de alma que les permite recibir ese mensaje, ese cariño, ese abrazo musical que les llevamos con la Orquesta”.

“La función de un director de orquesta tiene muchas facetas y particularidades -nos cuenta Delgado- y quizás la más sencilla sea la que ve el público en el escenario. Hay un trabajo en el que participan muchas personas; la programación, el diseño de como trabajar con diferentes artistas, la propuesta que se va a llevar a cabo en una temporada; los lugares en donde se presenta; las condiciones que se necesitan para llevar a cabo una producción. Hay un gran equipo en el que se apoya un director para que todo esté bien al dar un concierto”.
Inga Iordanishvili es violinista, Guía Solista de Violines Segundos. Proviene de Georgia, en la ex Unión Soviética.

Nos cuenta que “Tuve el contacto por una familia amiga de Mendoza y estoy desde hace 21 años”. Se define, después de tantos años, como “demasiado salteña” y señala que tiene una nieta salteña y otra por llegar. Tiene una historia de dedicación a la música: “Toqué piano a los tres años, primero con una mano y luego con la otra, de oído. Todos en mi familia venían a escuchar mis conciertos de música de películas, de todo lo que escuchaba y después por televisión escuché a una violinista tocando y cada día le pedía a mi mamá que me lleve a tocar violín. Y ahí comenzó una pasión que hasta ahora no se apaga. Por tocar, por estudiar mucho. Pero también quería hacer la carrera de Dirección y Composición, pero mi padre pensaba que debía dedicarme al violín, porque cuando haces varias cosas a la vez, no haces nada bien. Y este criterio lo mantenes para buscar la excelencia, porque si formas parte de una orquesta como la OSS, lo primero es estudiar horas y horas y estar preparado para el ensayo, para el concierto, y siempre estar en buena forma. Es la manera de aspirar a la excelencia”.

Martín Cardinalli es salteño y forma parte de la Fila de Violines Primeros de la OSS. “Es un gran orgullo formar parte de esta institución. Soy salteño y me formé aquí; hice algunos perfeccionamientos fuera de la Provincia. Mi profesor fue el concertino Viktor Muradov”. Cardinalli reconoce el impacto en la formación que produjo la formación de la OSS, porque “antes era mucho más complejo formarse como músico”, pero “esa búsqueda por la cultura existió siempre” y, en ello, destaca a “grandes maestros que tuvimos en Salta como César Casas, que ha formado violinistas locales”. El violinista aprecia a las giras en el interior provincial como “una oportunidad excepcional de acercar nuestra música a quienes habitualmente no tienen la oportunidad de escucharla”. Esto “es complejo y hay que buscar un equilibrio entre lo que puede resultar demasiado erudito y lo que es más amable con el público, a lo que ya están acostumbrados sus oídos. Por eso es importante que la elección del repertorio sea siempre delicada: hay que elegir obras que a la gente les guste, pero, al mismo tiempo, puedan proponerles nuevas maneras de escuchar”.
 

La Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil (OSIJS) e Instituto De Música Y Danza de Salta  

Brinda a niños, niñas, adolescentes y jóvenes de Salta una enseñanza musical orquestal de calidad, atenta a la diversidad existente de culturas y saberes, contribuyendo a la realización de sus derechos, promoviendo la participación comunitaria y el acceso a la cultura, construyendo ciudadanía plena y responsable a través de la formación de valores, y generando condiciones favorables para la inclusión de los niños, su integración, desarrollo social y personal, en condiciones de igualdad. Actualmente tiene 650 alumnos y a través de los programas de extensión hay 1284 más. 

La Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil es un proyecto sociocultural y educativo comunitario del Instituto de Música y Danza, ente del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de Salta. Destaca la calidad de su enseñanza musical, a cargo de un plantel de nivel internacional, integrado principalmente por los músicos de la Orquesta Sinfónica de Salta. 

La Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de Salta brinda contención, inclusión, herramientas para el desarrollo social y personal, para la realización en condiciones de igualdad, de proyectos de vida en torno a la música, a través de una formación musical orquestal de excelencia. Diariamente se dictan clases de canto coral, iniciación y lenguaje musical, instrumento, ensamble, música de cámara, ensayo orquestal y coral. Además, se ofrecen clases magistrales, talleres, charlas, y becas para perfeccionamiento y adquisición de instrumento. Todas las actividades son gratuitas. La institución cuenta además con un banco de instrumentos, los cuales se dan en préstamo a los alumnos para que puedan tomar las clases, estudiar en sus casas y participar de los conciertos. Los destinatarios directos de este proyecto son niños, niñas, adolescentes y jóvenes de 7 a 24 años de edad, de distintas localidades y diversas condiciones sociales, culturales y familiares de Salta. 

A través de las producciones artísticas gratuitas y de actividades junto a las familias, el proyecto también hace partícipes a padres, madres y familiares de los alumnos y brinda acceso a la cultura a otros integrantes de la comunidad. En este contexto, el proyecto favorece no solo la inclusión sino también la vinculación e integración de las personas en distintas condiciones socioculturales, el respeto, la construcción colectiva y la valoración de la diversidad cultural. 
 

Realizando un trayecto formativo integral y de calidad, los niños, niñas y jóvenes que participan de la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de la provincia de Salta se forman como instrumentistas orquestales capaces de emprender un proyecto de vida en torno a la música, desempeñarse en conjuntos, ensambles y orquestas profesionales, formar bandas y grupos musicales, dictar clases en programas orquestales, entre otras salidas.

Al mismo tiempo cultivan la sensibilidad estética, forman habilidades blandas y valores imprescindibles para insertarse, desenvolverse y desarrollarse socialmente, tales como la responsabilidad, el compromiso, la escucha, el respeto, la solidaridad, la empatía y el compañerismo, el trabajo colectivo y colaborativo, la búsqueda permanente de la autosuperación, la excelencia personal y musical, y la valoración de la diversidad. 

Las distintas formaciones orquestales, corales y ensambles del proyecto brindan frecuentemente conciertos abiertos y gratuitos en distintas localidades de la Provincia, brindando acceso a la comunidad a los bienes culturales y a producciones artísticas de calidad. De este modo, el programa forma músicos y construye ciudadanía plena y responsable, beneficiando no sólo a quienes transitan esta experiencia educativa, sino a su entorno y a toda la comunidad. 

Actualmente, la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de Salta es dirigida por la Mtra. Carolina Pineda Andrade. Incluye cuerpos orquestales, ensambles, coros, música de cámara y especialidades: la Orquesta Juvenil de Salta: Dirigida por el Mtro. Martín D´Elía, el Coro Infantil, dirigido por la Prof. Bernardita Sarmiento; el Coro Juvenil, dirigido por la Prof. Cecilia Cafrune; el  Ensamble de Tango, dirigido por el Prof. Ángel Lapadula; el Ensamble de Metales, dirigido por Christian Ríos, el Ensamble de Arpas, dirigido por Carolina Barbará, el Departamento música de cámara, dirigido por Tetyana Kosimorova. Sus especialidades son: Violín, viola, violonchelo, contrabajo, flauta traversa, clarinete, oboe, fagot, trompeta, trombón, corno y tuba, percusión y arpa.  

La Orquesta Juvenil de Salta
 

Está conformada por los alumnos más avanzados de la Institución, quienes acceden a través de un concurso por audiciones. Produce y ejecuta repertorio original académico y arreglos complejos de música popular, siendo una práctica profesionalizante para los jóvenes que la integran y brindando a la comunidad, a través de los conciertos gratuitos en distintos puntos de la provincia, la posibilidad de acceder a producciones artísticas de calidad. Actualmente cuenta con 50 jóvenes de entre 16 y 24 años. Su director desde 2014 es Martín D´Elía, quien es Licenciado en Dirección Orquestal en la Universidad Nacional de La Plata, donde además realizó estudios de Dirección Coral y Composición.
 

Los artistas, los alumnos y los padres, juntos
 

La Directora Artística de la OSIJS, Prof. Carolina Pineda Andrade es profesora recibida en el “Conservatorio Gilardo Gilardi” de La Plata y luego el Título Superior de Música en la Especialidad de violonchelo, en el Conservatorio Municipal de Música de Barcelona.  También obtiene el Certificado de Aptitud Pedagógica por la Universidad Pública de Barcelona en 2004. Desde abril de 2020, Pineda Andrade es la Directora Artística de la Orquesta Infantil y Juvenil de la Provincia. Desde el 2015, es profesora de violonchelo de la Universidad Católica de Salta. En el ámbito privado, paralelamente como violonchelista, ha actuado como solista y ha realizado giras de Conciertos y grabaciones con prestigiosos artistas salteños e internacionales.  

Pineda Andrade nos dice “Amo lo que hago y siento la responsabilidad, cada vez que subo al escenario delante de chicos, de transmitirlo. Y se genera una retroalimentación con ellos. Y también debo representar a los profesores que están detrás de esa producción. Cuando uno se entrega y sinceramente lo siente, siempre sale. Pero yo no hago tanto. Es la magia de la música”.

Detalla que “en el Programa Nacional de Coros y Orquestas de la Nación, durante el verano llegamos a 1248 chicos, de los que 77 no estaban escolarizados y pudimos vincularlos. Pero por problemas de conectividad, entre otros, hay más interesados que los que están inscriptos, lo que se notaba al dar las clases en el Interior provincial”.
 

Hace más que 15 años que funciona el programa, pero nunca se había podido implementar en el verano y este año sí, por una decisión del Gobierno provincial.  Carolina recuerda que el ministro Matías Cánepa le dijo “Caro, ayúdame al llevar la música al interior de la Provincia y estoy en eso”.

La directora pone énfasis en que “la idea, tanto del gobernador como del ministro, es federalizar la cultura, la música y, en ello, a los instrumentos. Que nadie se quede con las ganas de aprender”.  “Llegamos a las ciudades y pueblo del Interior y me sorprendió la respuesta de los intendentes, muy positiva. Se sorprenden de la aceptación que tiene en la gente” -señala Pineda Andrade y aclara que la vinculación con los municipios requiere viajes continuos, no siempre sencillos, por lo que optó por buscar personas en cada lugar a las que se pueda capacitar: “Cuando un municipio tiene interés por tener un ensamble una orquesta, una banda, tratamos de poner nuestra estructura a su servicio”.

Detalla que “En la Capital, a través del programa “Arte escolar”, estuvimos en barrios como Palermo, Autódromo, Parque Belgrano, al igual que en el Hogar Escuela, los colegios Nacional y Corina Lona. “Detectamos lugares en los que es positivo llegar con un programa educativo”.

Hay una llegada constante de inscriptos, en la medida en que los aspirantes a músicos se van enterando de la posibilidad. Actualmente se esperan los recursos determinados por el Presupuesto Nacional, pero el aporte de los municipios ha ayudado a sostener la tarea

“El clima de trabajo y estudio que se vive en la Orquesta en muy lindo. Los niños y jóvenes están felices. Siempre les digo -cuando están nerviosos por una presentación- que, si lo disfrutan, eso se notará y suplirá cualquier error que haya. No hay nada mejor que alguien comprometido con lo que hace, aunque no sea perfecto, porque eso llega al público”.

La directora nota el arraigo que la música tiene en la cultura salteña. “En todas las casas, siempre hay alguien que canturrea una canción, que tiene una guitarra. Está como en el subconsciente colectivo de Salta un repertorio de músicas que se relacionan y reconocen. Y hay orgullo cuando tienen un pariente o un amigo que es músico y eso es uno de los aspectos interesantes del aprendizaje: se irradia más allá del que aprende, toda la familia se beneficia y aprende qué es la música, cuándo hay que ir a los conciertos, cuándo hay que aplaudir; la diferencia, por ejemplo, entre un violín y una viola”.

Hay también un aporte a la formación personal de los alumnos en la medida en que deben aprender normas de convivencia y respeto y cuidar los instrumentos. No siempre los alumnos tienen la capacidad de poder adquirir uno y la Orquesta se los presta y deben cuidarlo mucho, porque es un bien público que quizás también esté utilizando otro chico. “Y esa conciencia -destaca Pineda Andrade- se extiende a toda la familia”.

Algunos instrumentos son muy populares y las familias aspiran, en principio, a que el alumno aprenda el violín, el bombo, la guitarra o el piano. Pineda cuenta que “cuando les mostramos otros instrumentos, al principio están escépticos, pero luego les encanta. Y también a su familia”.

“Este año hubo una inscripción de 1190 chicos y chicas -más de lo que la Orquesta puede gestionar, pero gracias a los programas que se trabajas desde la articulación con las áreas de Planeamiento Educativo, la subsecretaría de Políticas Socioeducativas, Gestión Cultural, los podemos orientar y redireccionar adecuadamente”.

Si todo va en la dirección correcta, con constancia y aprendizaje, se genera una potencial salida laboral en las diferentes bandas y conjuntos que están o se van formando, al igual que la docencia en los municipios. “Hay que erradicar eso de que el que estudia música se va a morir de hambre. No hay ninguna profesión que garantice un buen sueldo. Mucho depende de la persona”. 

Catalina Bischburg, quien es alumna de flauta traversa, tuvo que abandonar por la pandemia y está contenta de haber vuelto. Se la ve practicando su instrumento, sentada en uno de los patios interiores de la escuela. “Durante la pandemia practiqué, pero en algún momento me comencé a sentir mal con mi instrumento. Hoy estoy mucho mejor, contenta y quiero, más adelante, poder ser parte de la Orquesta Juvenil”

Mariana Cayo, integrante de la OSIJS, nos cuenta que “desde hace mucho mi sueño era integrar la Banda Municipal de Orán, mi ciudad, pero me salió la oportunidad de ser parte de la Orquesta, y elegí el clarinete. Al principio no lo conocía, pero lo fui descubriendo y me encantó. Hay muchas salidas laborales con este instrumento y en mis planes está el seguir especializándome, seguir avanzando”.

Valentín Fernández aclara que “Empecé en la percusión porque ya tocaba mi prima y a mí me gustaban los instrumentos como el xilofón y el tambor” y comenta que “me gusta cuando ensayamos, se siente bien y estoy feliz cuando tocamos”. Se proyecta, en el futuro, siendo parte de la Orquesta Sinfónica de Salta. Le gustan la música clásica, el folclore, el tango y la milonga.

Daniel Alavila, Papá de Francina, quien es parte de una destacada familia de larga estirpe en la música salteña, nos cuenta que “mi hija Francina, quien tiene seis años, ingresó hace un mes, está en el nivel básico. Estaba un poco nerviosa al principio y hoy nos cuesta sacarla de las aulas cuando es el horario de fin de clase. Siempre le gustó la música y nos acompaña cuando vamos a los conciertos. Salta es cuna de la música, hay unos profesionales impresionantes que enseñan en la escuela de la Orquesta y mucha gente con ganas de aprender y poder hacer todo tipo de música. Cada profesor quiere sacar lo mejor de nuestros niños, conservando la pureza, la alegría de ellos. Les hacen entender que están haciendo arte que se hace con pasión y eso, para mí, es un montón”.

Raúl Galián es docente de la OSIJS y papá de cinco chicos de la Orquesta y se siente feliz por la experiencia educativa de sus hijos. “Estoy muy orgulloso y me llena de emoción escuchar la Orquesta y ver a los chicos divertirse”.

Mónica, mamá de Pedro Barco, percusionista, dice que “Él está feliz. Tiene una contención única. No quiere faltar nunca. Está en la Técnica y se da tiempo para estudiar. Y yo estoy tranquilla, contenta con los directivos, con las mamás. Feliz”

Por su parte, María Abraham, mamá de Valentín, de 12 años, también percusionista, nos cuenta que “él comenzó hace seis años, estudiando y se incorporó a la Orquesta hace cuatro. Mi sobrina es música también y la íbamos a ver a los conciertos y a Valentín le gustaba mucho. Y le encanta su instrumento, lo disfruta, está muy cómodo. Hay mucho compañerismo dentro de la Orquesta, los chicos se ayudan entre sí. Y Valentín vuelve contento, entusiasmado cada vez que hay algo nuevo como una técnica o una partitura. Es la emoción de tocar juntos. Hay mucha pasión”.

Martín D’Elía es el director de la Orquesta Juvenil -que actualmente tiene 54 integrantes, que van desde los 15 a los 28 años. Dice que es músico y docente porque lo lleva en la sangre y es lo que ama. Es de la Plata, en donde cursó la carrera de Dirección Orquestal. “Vine a Salta en 2008 y concursé para acceder al cargo”. Destaca que “trabajamos con jóvenes de toda la Provincia, con un repertorio sinfónico universal, muy desafiante para los chicos y que sirve para dar continuidad al recorrido académico que tienen en esta institución, pues cuando empiezan a ver que tienen cierto nivel su horizonte son las diferentes orquestas profesionales. De hecho, hay chicos que ya están tocando en la Orquesta Sinfónica de Salta y en otras del país”.

Como la tarea también abarca el Interior salteño, destaca la ayuda que brindan tanto los intendentes como la propia Orquesta, facilitando la presencialidad.

Ariel Muñoz, docente de Técnica de Canto de la Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de Salta, destaca orgulloso que, a pesar de los límites presenciales que puso la pandemia, se pudo continuar con la enseñanza a través de los medios digitales. Y fue fascinante ver como en ello también se integraba la familia en el aprendizaje y lo disfrutaba. “El canto es algo muy lindo, es curativo, hace pasar buenos instantes. Estoy muy contento de poder estar enseñando en la Orquesta. En Salta hay buenos músicos y artistas. Quizás por los cerros o la geografía, y la Orquesta potencia esas cualidades, esa cuna, y esto hace de esta institución algo fundamental que se vuelve un canal para toda esta inspiración”.

Alejandra Medina, tallerista de percusión, señala que “hace dos años estudiaba y se me dio la oportunidad de enseñar. Los invito a todos a estudiar, practicar, motivarse y a seguir sus sueños”.
El arte -se dijo- tiene dos enemigos: la improvisación y la rutina. Ambas no se asoman por las orquestas salteñas, que tienen su norte en la búsqueda constante de la excelencia, del disfrute del alma, de pulsar esa cuerda sensible que la Humanidad lleva desde siempre y que la conmueve y la impulsa a la felicidad.


Video Relacionado



Fuente: Secretaría de Prensa y Comunicación